La gastronomía bolivianaLa gastronomía boliviana


La gastronomía boliviana

A pesar de una débil fama internacional, la gastronomía boliviana reserva a los aficionados de buenas sillas de agradables sorpresas. Cada región tiene sus especificidades, y el cuadro refleja la identidad cultural de cada provincia. Sin embargo, no se puede pasar por Bolivia sin probar las siguientes especialidades.

Obviamente, la patata (atención, "papá" ). El tubérculo se presenta en una infinita variedad de platos, salsas, variedades; es verdaderamente la base de la dieta andina. En Cochabamba, el orgullo local es el ají de papalisa. Para los curiosos, pruebe el chuño: esta patata deshidratada se utiliza a menudo en los altiplanos, donde la conservación de los alimentos se hace difícil debido al frío. 

Nunca una patata sin carne. Y nos encanta la carne en Bolivia. En el anticucho (una brocheta de corazón, pollo o carne con una patata en el extremo), o en el chicharrón (un trozo de cerdo asado o frito, especialmente en los mercados), los vegetarianos tendrán dificultades para comer, porque la carne es omnipresente en el menú boliviano. Las parrilladas son frecuentes y muy apreciadas. En Cochabamba, pide un pique macho, un filete picante acompañado de papas fritas, cebollas y otros. En los Andes, estamos acostumbrados a comer cuy... nuestro conejillo de indias. Las almas sensibles se abstienen, se les sirve enteras, con la cabeza y las piernas. Y por supuesto, lo inevitable, no dejes de probar la carne de llama; deliciosamente tierna, probablemente no la encontrarás cuando vuelvas al supermercado local. 

La otra invariable en la cocina boliviana es la sopa. Tradicionalmente, era la única comida del día; y ha seguido siendo el alimento básico de todos los menús de los pequeños (e incluso los grandes) bibouis. En La Paz, pruebe el chairo: encontrará en su tazón de terracota el famoso chuño antes mencionado, cordero, carne de vaca y carbón (carne seca y salada). También está la sopa de quinua, la sopa de maní, la lagua de choclo... La kalapurka merece una atención especial; literalmente, la sopa de piedra caliente es una sopa espesa hecha de maíz morado sazonada con una hierba llamada chachacoma, servida con una piedra en el centro del tazón calentada en brasas, que cocina la sopa. 

Algunas especialidades para aperitivos o desayunos: empanada, una especie de empanada llena de carne, pollo, queso, que se sirve caliente. También se llama salteña, cuando es la receta especial de Bolivia (la empanada se encuentra en diferentes versiones en toda América del Sur), es decir, con carne, patata, huevo, guisantes, cebolla, aceitunas, a veces pasas y zanahoria, y una salsa ligeramente picante. Otro pequeño placer de las 10h, el tamal, o humita para la versión vegetariana, empanada de harina de maíz rellena de carne, verduras, especias. Por último, cabe señalar que los postres no son comunes; un almuerzo o menú en el mercado o en una cantina, que se sirve con el entrante (la sopa) y un refresco, casi nunca incluye el postre. Sin embargo, los mercados están llenos de frutas como el mango, la chirimoya (una gran fruta verde con pulpa blanca, particularmente sabrosa), el atún (una pequeña y colorida fruta que crece en los cactus - la chumbera), el maracuyá (fruta de la pasión, excelente en jugo); pero lo mejor es aún ir a la aventura, y descubrir por ti mismo el ocoro amarillo y espinoso, el redondo, púrpura y verde guaraypuru, y todas las demás frutas intrigantes que te sorprenderán a través de los mercados bolivianos. 

En cuanto a la bebida; para empezar con la no alcohólica, la más típica es obviamente el mate de coca, una infusión de hoja de coca, excelente para el mal de altura, la digestión, la oxigenación del cuerpo, etc. Otro té de hierbas local, el api, hecho de maíz rojo molido, muy dulce. El café de Yungas, arábica, que los bolivianos beben extremadamente dulce, es realmente excelente. El mocochinche está hecho de caña de azúcar, canela y jugo de durazno. Y luego, por supuesto, todos los posibles e imaginables jugos de fruta, vendidos casi en todas partes. 

Cuidado con el alcohol en la altura: sube a la cabeza mucho más rápido. Una gran especialidad alcohólica son los cócteles hechos con Singani, una especie de grappa boliviana, 43%, hecha de uvas. Podemos mencionar entre otros el Chuflay (con Ginger Ale o sprite y limón) o el Yungueño (con jugo de naranja). Pero cuando los bolivianos beben, es mayormente con cerveza o alcoholes fuertes. Cada ciudad tiene su propia marca de cerveza: Paceña, rubia o morena, en La Paz; Sureña, clara, en Sucre; Cruceña en Santa Cruz; Potosina, algo robusta; Huari, con un sabor bastante inusual, en Oruro... Los campesinos, durante las fiestas, prefieren beber con una cerveza no muy fuerte.


Este sitio utiliza cookies.Está anotado, gracias.